Ufología

¿Los Nazis fueron los primeros hombres en llegar a la Luna?

Los Nazis fueron los primeros en llevar hombres a la Luna, anticipándose al astronauta estadounidense Neil Armstrong por 27 años, según una teoría de conspiración.

Los Nazis aterrizaron una nave espacial en la Luna 27 años antes de que el astronauta estadounidense Neil Armstrong pusiera un pie en la superficie lunar durante la misión Apolo 11, al menos eso es lo que afirma la siguiente teoría.

Adolf Hitler ordenó a una tripulación de astronautas del Tercer Reich que visitaran la Luna en 1942, en medio de la Segunda Guerra Mundial.

La teoría de la conspiración se vuelve loca al creer que los astronautas nazis caminaron sobre la superficie de la Luna usando cohetes desarrollados por los mejores científicos de Hitler.

El investigador búlgaro Dr. Vladimir Terziski afirma que tiene «pruebas» del éxito de la misión del Reich.

El ingeniero y físico sugiere que los alemanes desarrollaron un programa espacial con sus aliados japoneses de la Segunda Guerra Mundial. Sorprendentemente, el Dr. Terziski da conferencias en todo el mundo sobre su teoría. Incluso afirma que los alemanes establecieron una base en la Luna después del final de la Segunda Guerra Mundial.

Esto se relaciona con las afirmaciones de que los Nazis derrotados huyeron a la Antártida después de la guerra y dirigieron su programa espacial encubierto desde allí.

Los científicos Nazis dirigidos por el general de las SS Hans Kammler, que supervisaba el programa de cohetes de Hitler, supuestamente estaban detrás de él.

La base secreta de la Antártida fue llamada Neu-Schwabenalnd, según las conferencias del Dr. Terziski.

También afirma que las pruebas se llevaron a cabo desde los diferentes escondites nazis en Sudamérica, a donde escaparon muchos oficiales de alto rango.

El experto cree que el rápido aumento de avistamientos de ovnis desde la década de 1940 fueron naves de prueba nazis.

Él dijo: «Los alemanes llegaron a la luna probablemente en 1942, utilizando sus grandes platillos de cohetes exo-atmosféricos del tipo Miethe y Schriever. Desde su primer día de alunizaje, los alemanes empezaron a cavar y a cavar túneles bajo la superficie, y al final de la guerra había una pequeña base de investigación nazi en la luna.»

Sin embargo, la teoría ha sido considerada como pura fantasía por los académicos.

Colin Summerhayes, geólogo de la Universidad de Cambridge, publicó un artículo académico de 21 páginas para refutar la existencia de la supuesta base secreta Nazi de ovnis en el Polo Sur.

Concluyó: «Los alemanes no construyeron una base secreta antes, durante o inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial.»

Sin embargo, hubo un gran interés en los vuelos espaciales entre los nazis.

Alemania tenía tecnología avanzada de cohetes que se utilizó para desarrollar las aterradoras armas V1 y V2 que hicieron llover la muerte sobre Gran Bretaña.

El Tercer Reich también desarrolló un «platillo volador» – el ala voladora Horten Ho 229, que a menudo alimenta las teorías de los ovnis Nazis.

Los ex-científicos de cohetes Nazis fueron instrumentales para llevar al primer hombre a la luna, Neil Armstrong. Estados Unidos reclutó a científicos Nazis para ayudar a desarrollar el programa espacial que vio al Apolo 11 aterrizar en la luna en 1969.

Su ayuda fue a cambio de que no enfrentaran a la justicia por crímenes de guerra.

Comenzó en 1945, después de la rendición de Alemania, cuando Estados Unidos comenzó a reclutar a científicos Nazis para que ayudaran en el esfuerzo bélico continuado contra Japón en el Pacífico.

Los hombres responsables del mortífero cohete V2 que llovió sobre Londres durante el bombardeo fueron perdonados a cambio de su cooperación. Muchos de ellos desempeñaron posteriormente un papel decisivo en el desarrollo del programa espacial de los Estados Unidos.

Facebook Comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Desactiva el bloqueador de anuncios por favor, gracias.