Civilizaciones AntiguasMisterios

Descubrimiento del Antiguo Egipto: Fragmento de tumba de 3.300 años de antigüedad del Valle de los Reyes encontrado en Francia

Un antiguo artefacto egipcio de la tumba del faraón Seti I fue recuperado en Francia, 202 años después de que la tumba egipcia fuera descubierta en el Valle de los Reyes.

Un marchante de arte parisino ha encontrado el increíble artefacto egipcio, que una vez fue colocado en la tumba de 3.300 años del faraón Seti I. Antonia Eberwein, de la Galerie Eberwein Ancient Art de París, Francia, se encontró con el fragmento de la tumba de un golpe de suerte, poco después de ver una exposición sobre la tumba del faraón.

Seti I descansa en el antiguo Valle de los Reyes, que es un lugar de entierro en las orillas occidentales del Nilo, en el centro de Egipto. El fragmento de la tumba recuperada ha ayudado a los arqueólogos a arrojar luz sobre uno de los monumentos más misteriosos del rey egipcio.

Eberwein dijo: «Unos meses antes de comprar el fragmento fui a la exposición en Basilea llamada Scanning Seti, que trataba sobre lo que están haciendo con la tumba, escaneando cada pedacito de ella y añadiendo al rompecabezas mediante el escaneado de material del museo de todo el mundo para crear una imagen lo más completa posible de la tumba en formato digital.

Habiendo visto todos estos detalles, cuando me encontré con el fragmento, parte de un bajorrelieve funerario que estaba siendo dispersado de una colección privada, unos meses después, me di cuenta de que podría estar vinculado a la tumba y la compré».

La tumba de Seti I fue descubierta en octubre de 1817 por Giovanni Belzoni, quien hizo bocetos increíblemente detallados de los rasgos, pinturas y artefactos de la tumba.

Belzoni incluso recreó una maqueta de la tumba, que se exhibió en el Piccadilly Circus de Londres en 1821.

Sin embargo, el descubrimiento ha suscitado un fuerte interés arqueológico por la tumba, que con el tiempo ha provocado su desafortunada decadencia y su destrucción parcial.

En 1824, el cónsul británico Henry Salt ordenó a Belzoni que retirara el sarcófago de Seti I, que ahora se encuentra expuesto en el Museo Sir John Soane de Londres.

Cuatro años más tarde, la tumba fue dañada irreversiblemente por Jean-François Champollion, el hombre que descifró los secretos de la piedra Rosetta.

Pero el mayor desastre se produjo cuando una serie de excavaciones en las décadas de 1950 y 1960 provocaron el colapso de partes de la tumba.

La catástrofe supuso un golpe increíble para los arqueólogos, ya que los bocetos de Belzoni nunca se terminaron antes de que la tumba fuera desarmada.

Fragmentos del lugar de enterramiento de Seti I se encuentran ahora en todo el mundo, expuestos en museos de Florencia y Berlín.

El nuevo descubrimiento, sin embargo, ofrece nuevas esperanzas para la tumba gracias a los avances en la cartografía en 3D y llena algunos de los vacíos en los registros de Belzoni.

Eberwein dijo: «Mirando el fragmento, me di cuenta de que debía provenir de una zona que no estaba registrada por ninguno de ellos, así que me puse en contacto con la egiptóloga Florence Barberio, que está trabajando en el proyecto de escaneado, para ver lo que pensaba.

Me envió un correo electrónico que no sólo confirmaba que provenía de la tumba de Seti, sino que la longitud de la inscripción permitía identificar el texto y la procedencia.»

La inscripción del fragmento pertenecía al Libro de las Puertas, que se encontró en la sala de entierro que contenía el sarcófago del Faraón.

Y basado en los dibujos incompletos de Belzoni, lo más probable es que procediera de la segunda puerta de la cámara y coincidiera con fragmentos de la primera columna.

Eberwein encontró que el fragmento de la tumba procedía de una zona situada justo más allá del borde de donde terminó el dibujo de Belzoni.

Dijo: «¿Se detuvo allí porque la esquina ya se había derrumbado o porque estaba demasiado cansado? Nunca lo sabremos.»

Descubrimiento del Antiguo Egipto 1

Barberio, que estudió el artefacto antiguo, dijo: «Según su contenido y la orientación de los signos a la izquierda, lo más probable es que el texto pertenezca a la segunda puerta, que precede a la tercera hora del Libro, y corresponde a un fragmento de la primera columna, el texto que lee de derecha a izquierda».

Desde entonces, Eberwein ha prestado el fragmento de la tumba a arqueólogos que están construyendo un registro digital de la tumba de Seti I.

Ella dijo: «Este fue un hallazgo tan emocionante porque todavía hay muy poco de este tipo de material disponible en el mercado.

El descubrimiento en sí mismo fue uno de esos raros momentos que uno disfruta durante una larga carrera, pero la oportunidad de contribuir al proyecto de escaneo y a la erudición egipcia en el proceso es lo que lo hizo extra especial».

Dibujos de una excavación francesa sugieren que el fragmento de la tumba ya había desaparecido en la década de 1880.

La tumba de Seti I es un increíble lugar de entierro adornado con intrincadas pinturas murales y tallas, que abarcan un total de 11 cámaras y dos salas laterales.

Se cree que las inscripciones y los jeroglíficos protegen a los muertos en la otra vida y se describen en el antiguo Libro de los Muertos y en el Libro de las Puertas.

Con 137 metros de longitud, la tumba es la más larga del Valle de los Reyes.

Tras los extensos daños causados a la tumba por la actividad arqueológica y el turismo, la tumba de Seti I fue sellada para evitar un mayor deterioro.

El fragmento de la tumba saldrá a la venta el 16 de marzo en la Feria Europea de Bellas Artes de Maastricht.

El precio de venta de esta increíble pieza de historia es de unos 70.000 euros.

Facebook Comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Desactiva el bloqueador de anuncios por favor, gracias.