Civilizaciones Antiguas

¿Nuestros antepasados utilizaban herramientas de piedra antes de tener pulgares oponibles?

Las pruebas arqueológicas sugieren que los primeros humanos fabricaban y utilizaban herramientas antes de poseer pulgares oponibles.

La llegada evolutiva del pulgar oponible se asocia comúnmente con el inicio del uso de herramientas de piedra por parte de nuestros antepasados. La mayoría de los primates -incluidos los humanos, los simios y algunos monos- cuentan con esta característica increíblemente útil.

Tener pulgares oponibles ayuda a agarrar cosas con facilidad, desde coger objetos hasta desplazarse por los teléfonos inteligentes.

Sin embargo, las pruebas arqueológicas revelan ahora que los pulgares oponibles y las herramientas pueden no estar tan relacionados como se pensaba.

Un nuevo estudio ha descubierto que los pulgares oponibles evolucionaron hace aproximadamente dos millones de años y que hay pruebas que indican que los ancestros humanos utilizaban herramientas de piedra antes de esa fecha.

Un género de homininos primitivos, los australopitecos, son ahora los primeros humanos con más probabilidades de utilizar herramientas, hace entre dos y tres millones de años.

Esta última arqueología sugiere que sus pulgares eran más parecidos a los de los chimpancés que a los nuestros.

Aunque los australopitecos tenían una mayor destreza manual, sus pulgares seguían siendo incapaces de alcanzar el mismo grado de oposición eficiente que los nuestros.

El profesor Eberhard Karls, paleoantropólogo de la Universidad de Tubinga, dijo: «El aumento de la destreza manual en forma de oposición eficiente del pulgar fue una de las primeras características definitorias de nuestro linaje, proporcionando una formidable ventaja adaptativa a nuestros antepasados».

«Estos niveles de destreza consistentemente altos en las especies de Homo son indicativos del gran valor adaptativo de la oposición del pulgar para la evolución biocultural humana».

Este estudio es aún más notable, ya que es el primer intento exitoso de precisar cuándo surgió el uso eficiente del pulgar en la historia de la humanidad, a la vez que lo correlaciona con el desarrollo de herramientas.

En 2011, se creyó que un Australopithecus, apodado A. sediba, vivo hace aproximadamente dos millones de años, tenía un agarre de precisión similar al humano.

Y en 2015 los investigadores descubrieron que otra especie, el Australopithecus africanus, tenía un patrón óseo en el pulgar y las palmas de las manos que sospechaban podría haber permitido una oposición enérgica del pulgar hace más de dos millones de años.

Sin embargo, esta nueva investigación supuestamente refuta ambos estudios, al basarse en la biomecánica del pulgar en lugar de la anatomía comparativa de los pulgares.

Para ello, el equipo se centró en un único músculo y articulación de la mano de los homínidos, llamado opponens pollicis.

Este músculo se considera crucial para la oposición del pulgar, ya que permite la flexión en la articulación trapeciometacarpiana (TMC).

Se comparó la ubicación de este músculo, su recorrido y sus zonas generales de fijación entre una variedad de fósiles de especies humanas.

El Dr. Alexandros Karakostis, experto en biomecánica de la Universidad de Tubinga, dijo: «Nuestra metodología integra la modelización virtual de vanguardia de los músculos con el análisis tridimensional de la forma y el tamaño de los huesos.

«Lo más importante es que hemos podido validar las predicciones de nuestros modelos confirmando que las diferencias observadas entre los taxones vivos -los chimpancés y los humanos modernos- reflejan las señaladas en estudios experimentales anteriores».

Mientras que los neandertales (Homo neanderthalensis) presentan grados de destreza manual igualmente elevados, otros homininos no lo hicieron, y tanto la eficiencia del pulgar como la destreza en todos los australopitecos fueron sistemáticamente inferiores.

Incluso la última especie de Australopithecus, A. sediba, mostraba una menor flexión en la articulación TMC.

Y los primeros homínidos de este periodo, encontrados en el yacimiento de Swartkrans (Sudáfrica), tenían manos mucho más parecidas a las nuestras.

Y el Dr. Karakostis llega a afirmar que la mecánica del pulgar de los Swartkrans está a medio camino entre los chimpancés y los humanos modernos.

Dijo: «Una de las mayores sorpresas fue descubrir que los fósiles de manos de los homínidos del yacimiento de Swartkrans, en Sudáfrica, que datan de hace unos 2 millones de años y se atribuyen al Homo primitivo o a la rama lateral de los homínidos extintos Paranthropus robustus, podían alcanzar una destreza en el uso del pulgar similar a la de los humanos modernos».

Esta destreza podría explicar por qué los homínidos del yacimiento de Swartkans se consideran los primeros usuarios del fuego y los primeros en empezar a descuartizar grandes animales en Sudáfrica.

Los investigadores añadieron que este cambio bien puede explicar cómo esto creó «una ventaja evolutiva significativa, que podría haber sido parte de los desarrollos bioculturales cruciales que tuvieron lugar después de dos millones de años».

Facebook Comments Box

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba