CienciaMisterios

Prueba de vida después de la muerte: Científicos acaban de hacer que las células congeladas de mamut cobren vida

Los científicos japoneses han logrado encender las brasas de la vida en las células de un mamut congelado, que murió hace más de 28.000 años, pero ¿podría esto ser una prueba de vida después de la muerte?

Es posible que el mamut Yuka no vuelva a rugir a la vida en un futuro cercano, pero los científicos han provocado los primeros indicios de vida que las criaturas han visto en siglos. Un equipo internacional de investigadores en Japón ha persuadido milagrosamente a la actividad en las células del mamut en un estudio pionero.

El estudio, realizado en la Universidad de Kindai en Japón, provocó reacciones biológicas en cinco células de mamut trasplantadas a células de ratón. Desafortunadamente, la división celular necesaria para clonar el mamut no ocurrió, pero los investigadores tienen una actividad celular positiva que continúa después de la muerte.

Kei Miyamoto, de la Universidad de Kindai, dijo a AFP: «Esto sugiere que, a pesar de los años que han pasado, la actividad celular todavía puede ocurrir y partes de ella pueden ser recreadas. Hasta ahora, muchos estudios se han centrado en analizar el ADN y no en si todavía funcionan.»

Los investigadores intentaron insuflar vida a las células de una manera que recuerda a la de los científicos del exitoso Parque Jurásico de 1993.

Al traducir células de mamut aparentemente intactas en núcleos de óvulos no fecundados, los biólogos intentaron eliminar su reacción.

En el experimento, se extrajeron estructuras similares a núcleos de muestras de médula ósea y tejido muscular del mamut bien conservado.

Los científicos recuperaron 88 de estos núcleos en total de aproximadamente 273.5 miligramos de tejido mamut.

Sin embargo, sólo cinco muestras mostraron signos de actividad previa a la división celular y ninguna fue lo suficientemente lejos para la división real.

La división celular habría sido el elemento crucial del rompecabezas necesario para recrear un día un mamut lanudo.

Finalmente, el daño celular sufrido durante más de 28.000 años de éxtasis congelada demostró ser demasiado para que la naturaleza lo superara.

Y sin embargo, los científicos se mantuvieron positivos y su estudio puede sentar las bases para futuros desarrollos y tecnología para recrear con éxito la vida después de la muerte.

Miyamoto argumentó que se han dado «pasos significativos» para traer a los mamuts «de vuelta de entre los muertos».

Él dijo: «Una vez que obtengamos los núcleos celulares que se mantienen en mejores condiciones, podemos esperar avanzar la investigación a la etapa de división celular.»

En su estudio, publicado en Scientific Reports, los investigadores escribieron: «Este enfoque, aprovechando la maquinaria de los ovocitos, puede ofrecer la posibilidad de que otras funciones nucleares, es decir, la replicación y transcripción del ADN, puedan ser inducidas a núcleos de mamut extintos y promover el desarrollo embrionario con núcleos menos dañados.

La inducción de la reparación del ADN en los ovocitos de los ratones puede ser otra forma de promover el desarrollo.

En conclusión, aunque los resultados presentados aquí nos muestran claramente una vez más la imposibilidad de facto de clonar el mamut con la tecnología actual del NT, nuestro enfoque allana el camino para evaluar las actividades biológicas de los núcleos en especies animales extintas».

La mayor ventaja para los científicos es que las células de revelación pueden permanecer, al menos parcialmente, sostenidas durante períodos de tiempo increíblemente largos.

El mamut Yuka es la carcasa más bien conservada del mamut lanudo extinto que se encuentra en la región siberiana del Mar de Laptev, Rusia.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Desactiva el bloqueador de anuncios por favor, gracias.