Ciencia

Los científicos advierten de la necesidad ‘urgente’ de monitorear los supervolcanes en busca de señales de advertencia de erupción

Las erupciones de magnitud 8 y superiores liberan más de 1.000 kilómetros cúbicos de material, lo que es suficiente para alterar posiblemente el clima en las próximas décadas.

Durante las tres grandes erupciones de Yellowstone entre 2,1 millones y 640.000 años atrás, el volcán liberó suficiente ceniza para cubrir gran parte de la mitad occidental de América del Norte.

Es bueno que Yellowstone no esté a punto de entrar en erupción pronto, pero ¿qué pasa con los otros supervolcanes?

El equipo de científicos, que incluye a expertos de la Universidad de Cardiff, descubrió que la erupción más joven de Toba hace 74.000 años, por ejemplo, fue una erupción muy abrupta marcada por el colapso inmediato del techo de la cámara del volcán.

En marcado contraste, la erupción de Oruanui del volcán Taupo de Nueva Zelanda fue un asunto mucho más lento.

El volcán depositó una gran capa de ceniza antes de que su caldera colapsara y progresó de forma intermitente con una serie de pausas durante un período de varios meses.

La cantidad de magma arrojada por los volcanes también varió de una erupción a otra.

Facebook Comments Box

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba