Planeta Tierra

Hallazgos recientes sugieren que los pandas evolucionaron para comer bambú hace seis millones de años

Un estudio reciente sugiere que los osos panda pueden haber desarrollado un gusto por el bambú hace casi seis millones de años. El panda gigante, Ailuropoda melanoleuca, tiene una característica única con su pata que otras especies de osos no tienen. Los osos suelen tener cinco dígitos en las patas, sin embargo, el panda gigante tiene un sexto dígito en el hueso de la muñeca que actúa como un pulgar. Este dígito adicional se usa para maniobrar y manejar los tallos de bambú.

La evidencia fósil anterior indicó que los pandas gigantes desarrollaron este sexto dígito hace aproximadamente 100 a 150 mil años. Sin embargo, un estudio reciente ha encontrado evidencia de que este no es el caso.

Xiaoming Wang y sus colegas del Museo de Historia Natural del condado de Los Ángeles estudiaron los huesos de la muñeca de un antepasado del panda gigante, del género Ailurarctos. Los expertos descubrieron este fósil en particular en Shuitangba, una mina cerca de Zhaotong en la provincia de Yunnan, China y se remonta a la era del Mioceno, hace aproximadamente seis o siete millones de años.

Los investigadores compararon el hueso de la muñeca desenterrado con el de un panda gigante moderno, A. melanoleuca e Indarctos arctoides, un oso que vivió hace nueve millones de años y puede compartir herencia con el panda gigante moderno.

Descubrieron que el hueso de la muñeca de I. arctoides era más grande, más redondo y con forma de gancho, pero no era como el panda gigante moderno o Ailurarctos. Sin embargo, el hueso de la muñeca de Ailurarctos y el panda moderno tenían el mismo sexto dígito, lo que llevó a los investigadores a creer que los pandas han estado comiendo su comida favorita durante casi seis millones de años.

Los investigadores también observaron que, si bien el panda gigante moderno y Ailurarctos tenían cada uno un dedo adicional, el de Ailurarctos era más grande, más largo y no contenía un gancho en el extremo.

Los investigadores especulan que el gancho ayuda a los pandas modernos a agarrar el bambú y que la longitud más corta del sexto dedo puede ayudar con el equilibrio. También infieren que el uso de este sexto dígito para el equilibrio y la carga de peso puede ser la razón por la que nunca creció hasta convertirse en un dígito completo.

Facebook Comments Box

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba