Planeta Tierra

Estos cocodrilos gigantes extintos pueden haber cazado a nuestros antiguos antepasados

Hoy, el Gran Valle del Rift se extiende desde el extremo inferior del Medio Oriente hasta el sur de África. Esta franja de tierra seca se intercala con pastizales que forman la sabana africana. Pero no siempre ha sido así.

Hace unos 15 millones de años, esta parte del mundo, que luego se convertiría en la cuna de la humanidad, se veía completamente diferente. Gran parte del área estaba formada por densas selvas tropicales y bosques húmedos que facilitaban el escondite de los depredadores. Uno de los más peligrosos fue el cocodrilo enano gigante, un carnívoro vicioso que probablemente tenía gusto por los primates que algún día se convertirían en homínidos.

Estos antiguos parientes humanos todavía caminaban a cuatro patas y probablemente no medían más de 3 o 4 pies, según Christopher Brochu, paleontólogo de la Universidad de Iowa. Su vida en el Valle del Rift probablemente fue un esfuerzo arriesgado, gracias a esta especie de cocodrilo ahora extinta.

Los hallazgos de Brochu, publicados en la revista The Anatomical Record, muestran que la criatura podría crecer hasta unas tres veces el tamaño del cocodrilo enano africano actual, una especie pequeña pero agresiva que se encuentra en África occidental central. Y como los cocodrilos modernos, el enano gigante habría ido por todo lo que pudiera tragar.

Dos especies de cocodrilos enanos recién descubiertas llamadas Kinyang mabokoensis y Kinyang tchernovi vivieron en la actual Kenia durante el período Mioceno medio. Ambos tenían hocicos anchos que los hacían parecer como si estuviesen sonriendo, pero en realidad, «podrían arrancarte la cabeza de un mordisco», como explicó Brochu recientemente a IowaNow News.

Descubriendo una nueva especie

Brochu descubrió esta nueva especie de cocodrilo mientras observaba una colección de fósiles del Valle del Rift en Nairobi, Kenia. “Con solo mirar el espécimen, me di cuenta de que se trataba de un cocodrilo grande, pero estaba relacionado con el cocodrilo enano moderno, no con el cocodrilo del Nilo”, dice.

Cuanto más miraba estas y otras muestras similares, Brochu se dio cuenta de que esta especie estaba completamente sin descubrir. La paleta, la punta del hocico y el revestimiento del cerebro se parecían al cocodrilo enano moderno.

«La imagen más grande es que si miras el sistema del Valle del Rift de África oriental, hace entre 19 y 15 millones de años, este es el tipo de cocodrilo que encontrarías», dice Brochu. Esto, dice, tiene que ver con la topografía de la época. A diferencia de los cocodrilos del Nilo, que pasan la mayor parte del tiempo en el agua, estos cocodrilos vivían en tierra. El cocodrilo enano moderno, por ejemplo, se encuentra solo en los bosques de África Occidental.

Los cocodrilos enanos viven exclusivamente en áreas boscosas porque se alimentan en el suelo del bosque y su comportamiento de anidación requiere más vegetación. Algunos cocodrilos cavan hoyos en el barro para anidar y algunos recolectan vegetación para formar un montículo que eventualmente albergará sus huevos. “Los cocodrilos enanos (antiguos y modernos) anidan estrictamente en montículos, lo que significa que necesitan vegetación para construir sus nidos y también prefieren vivir en el suelo del bosque”, dice Brochu.

¿Por qué se extinguieron?

No sabemos con certeza por qué desapareció esta especie de cazadores feroces. Pero sabemos que el cocodrilo enano moderno sobrevive hoy en lo que queda de las selvas tropicales de África Occidental, de manera similar a su antepasado extinto. Entonces, la extinción probablemente tenga que ver con cambios en la topografía.

La actividad volcánica, dice Brochu, puede haber llevado a que los lagos y ríos se vuelvan demasiado alcalinos. “Pero lo que creemos que probablemente sucedió es una tendencia a la sequía en el este de África, lo que dificultó su supervivencia”, dice.

Los humanos modernos, que luego evolucionarían del Gran Valle del Rift, pueden haber esquivado una bala con la extinción del enano gigante. Pero eso no quiere decir que los encuentros mortales entre humanos y cocodrilos sean cosa del pasado. Los cocodrilos del Nilo pueden crecer hasta 20 pies de largo en la actualidad, con un peso de aproximadamente 2,000 libras. Y estas megabestias atacaron a 214 humanos solo el año pasado.

Facebook Comments Box

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba