Planeta Tierra

El pozo de Darvaza: el cráter de gas que arde desde hace medio siglo en Turkmenistán

En el desierto de Karakum, cerca de la aldea de Darvaza, se encuentra uno de los fenómenos naturales más impresionantes y misteriosos del mundo: el pozo de Darvaza, también conocido como la puerta al infierno o el «Darvaza gas crater».

Se trata de una antigua prospección de gas que se convirtió en un cráter de 69 metros de ancho y 30 de profundidad, donde el gas natural arde sin cesar desde hace décadas, creando un espectáculo de fuego y luz que atrae a miles de visitantes cada año.

¿Cómo se originó el pozo de Darvaza?

El origen del pozo de Darvaza es incierto y existen varias teorías al respecto. La más difundida es que en 1971, un equipo de geólogos soviéticos perforó el suelo en busca de petróleo y encontró una bolsa de gas natural que hizo que la tierra se derrumbara, formando el «turkmenistan gas crater».

Para evitar que el metano se liberara a la atmósfera y causara daños ambientales, los geólogos decidieron prenderle fuego, pensando que se quemaría en unas semanas. Sin embargo, el fuego nunca se apagó y sigue ardiendo hasta hoy.

Otra teoría es que el cráter se formó en la década de 1960 y empezó a arder en la década de 1980, ya sea por un rayo o por una técnica de extracción de gas llamada flaring, que consiste en quemar los excedentes de gas por economía y seguridad.

En cualquier caso, no hay documentos oficiales que respalden ninguna de estas versiones, y el pozo de Darvaza sigue siendo un enigma para la ciencia y la historia.

¿Qué atractivos tiene el pozo de Darvaza?

El pozo de Darvaza es uno de los principales atractivos turísticos de Turkmenistán, un país poco conocido y visitado, que se caracteriza por su régimen autoritario y su riqueza en recursos naturales.

El pozo de Darvaza ofrece una experiencia única e inolvidable a los viajeros que se atreven a acercarse al borde del cráter y contemplar el fuego que emana del interior, con una temperatura de 400 °C.

El contraste entre el paisaje desértico y la llama naranja es fascinante, especialmente de noche, cuando el cráter se ilumina como una estrella en la oscuridad.

Además del pozo de Darvaza, los visitantes pueden explorar los alrededores del desierto de Karakum, que ocupa el 70 % del territorio de Turkmenistán y es el cuarto desierto más grande de Asia.

Entre sus atractivos se encuentran las dunas de arena, los oasis, las formaciones rocosas, la fauna y la flora autóctonas, y las aldeas tradicionales, donde se puede conocer la cultura y la hospitalidad de los turcomanos.

También se puede visitar la capital, Ashgabat, una ciudad moderna y extravagante, llena de edificios de mármol blanco, estatuas doradas y monumentos ostentosos.

¿Qué precauciones hay que tener al visitar el pozo de Darvaza?

El pozo de Darvaza es un lugar seguro y accesible, siempre y cuando se sigan algunas recomendaciones básicas. La primera es contratar un guía local o una agencia de viajes que organice el traslado y el alojamiento, ya que el pozo de Darvaza está a unos 240 kilómetros de Ashgabat y se necesita un vehículo 4×4 para llegar por las carreteras de arena.

La segunda es llevar ropa y calzado adecuados para el clima desértico, que puede ser muy caluroso de día y muy frío de noche.

La tercera es mantener una distancia prudente del borde del cráter, que no tiene ninguna protección ni señalización, y evitar acercarse demasiado al fuego, que puede causar quemaduras o intoxicaciones por el gas. La cuarta es respetar el medio ambiente y no dejar basura ni dañar la naturaleza.

¿Qué otras curiosidades hay sobre el pozo de Darvaza?

El pozo de Darvaza ha sido objeto de numerosas expediciones científicas y documentales, que han intentado estudiar el fenómeno y sus implicaciones.

Uno de los más destacados fue el explorador canadiense George Kourounis, que en 2013 se convirtió en la primera persona en descender al interior del cráter, equipado con un traje ignífugo y un sistema de respiración.

Su objetivo era recoger muestras de microorganismos que pudieran sobrevivir en condiciones extremas, y así aportar pistas sobre el origen de la vida y la posibilidad de vida extraterrestre.

Otra curiosidad es que el pozo de Darvaza ha sido escenario de varias películas y series de ficción, como la película de terror The Door (2014), la serie de ciencia ficción The Expanse (2015) y la película de aventuras 6 Underground (2019).

También ha sido inspiración para artistas y escritores, que han plasmado su belleza y su misterio en obras de arte y literatura.

Conclusión

El pozo de Darvaza es un lugar único en el mundo, que combina naturaleza, historia y leyenda. Su origen es incierto, pero su impacto es innegable.

Es una de las maravillas de Turkmenistán, un país poco explorado y sorprendente, que ofrece a los viajeros una aventura inolvidable. El pozo de Darvaza es, sin duda, una puerta al infierno, pero también una puerta al conocimiento y al asombro.

Facebook Comments Box
Botón volver arriba