Ciencia

El avance de los mayas al escanear un asentamiento antiguo reescribe la historia: ‘estaban un paso adelante’

Un equipo de investigación de estudiantes de la Universidad de Brown y la Universidad de Brandeis examinó un área pequeña en las tierras bajas mayas occidentales. Se encuentra en la frontera entre México y Guatemala, donde se pensaba que los mayas vivieron alrededor de 350 d.C. y 900 d.C. Anteriormente se creía que los mayas eran personas que participaban en un «desarrollo agrícola desenfrenado».

Andrew Scherer, profesor asociado de antropología, dijo que «La narrativa dice: la población creció demasiado, la agricultura se amplió y luego todo se vino abajo».

Pero ahora, los investigadores descubrieron utilizando una encuesta LIDAR y, más tarde, desde una encuesta sobre el terreno, que había extensos sistemas de riego sofisticado y terrazas dentro y fuera de las ciudades de la región, pero no había grandes auges demográficos que igualar.

Esto mostró que entre el 350 d.C. y el 900 d.C., algunos reinos mayas vivían cómodamente, con sistemas agrícolas sostenibles y sin inseguridad alimentaria demostrada.

El Sr. Scherer dijo: “Es emocionante hablar sobre las poblaciones realmente grandes que los mayas mantuvieron en algunos lugares, sobrevivir durante tanto tiempo con tanta densidad fue un testimonio de sus logros tecnológicos.

“Pero es importante entender que esa narrativa no se traduce en toda la región maya. La gente no siempre vivía cara a cara.

«Algunas áreas que tenían potencial para el desarrollo agrícola nunca fueron ocupadas».

Y el equipo de Scherer tropezó con este descubrimiento accidentalmente, ya que originalmente tenía la intención de usar los escáneres LIDAR para encontrar más información sobre la infraestructura de una región poco estudiada.

Mientras que algunas partes del área maya occidental se han cubierto en profundidad, como el conocido sitio de Palenque.

Los expertos saben mucho menos sobre algunos otros, lo que muestra el vasto dosel tropical que ha mantenido a las comunidades antiguas ocultas a la vista.

De hecho, no fue hasta 2019 que Scherer y sus colegas descubrieron el reino de Sak T’zi ‘, que los arqueólogos habían estado tratando de desenterrar durante décadas.

LEER MÁS: Advertencia del fin del mundo: los satélites de la NASA hacen un hallazgo terrible de la atmósfera

El equipo examinó un rectángulo de tierra que conecta tres reinos mayas: Piedras Negras, La Mar y Sak Tz’i ‘, cuya capital política se centró en el sitio arqueológico de Lacanjá Tzeltal.

Si bien estaban a solo unos 15 km el uno del otro, esos tres centros urbanos diferían mucho en el tamaño de su población y el poder de gobierno, según Scherer.

Dijo: “Hoy en día, el mundo tiene cientos de estados-nación diferentes, pero en realidad no son iguales entre sí en términos de la influencia que tienen en el panorama geopolítico.

«Esto es lo que vemos también en el imperio maya».

Pero a pesar de sus diferencias, la encuesta lidar reveló una similitud clave, que era la alimentación y la agricultura.

El Sr. Scherer dijo: “Lo que encontramos en la encuesta LIDAR apunta a un pensamiento estratégico por parte de los mayas en esta área.

NO TE PIERDAS Lluvia de meteoros Leónidas: estrellas fugaces para adornar el Reino Unido [REVEAL] Arqueólogos atónitos por la ‘evidencia’ de la rebelión bíblica [INSIGHT] Misterioso brote de virus desconcierta a los científicos a medida que aumentan los casos en Pakistán [REPORT]

“Vimos evidencia de infraestructura agrícola a largo plazo en un área con densidad de población relativamente baja, lo que sugiere que no crearon algunos campos de cultivo al final del juego como un último intento por aumentar los rendimientos, sino que pensaron que algunos pasos adelante «.

La encuesta LIDAR mostró que en los tres puntos, había signos de “intensificación agrícola”: la modificación de la tierra para expandir el volumen y la previsibilidad de los rendimientos de los cultivos.

El Sr. Scherer dijo: “Sugiere que en el período Clásico Tardío, alrededor del 600 al 800 d.C., los agricultores de la zona producían más alimentos de los que consumían.

“Es probable que gran parte de los excedentes de alimentos se vendieran en los mercados urbanos, tanto como productos agrícolas como como parte de alimentos preparados como tamales y gachas, y que se utilizaran para pagar tributos, una especie de impuesto, a los señores locales”.

El estudio fue publicado en la revista Remote Sensing.

Facebook Comments Box

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba