Planeta Tierra

Cámara de árbol de Brasil captura posible comportamiento de automedicación en muchos mamíferos

Imágenes recientes de cámaras trampa del Bosque Atlántico de Brasil están probando nuestra comprensión de las prácticas de automedicación en animales. Los investigadores, en este caso, encontraron evidencia que sugiere que una gran cantidad de mamíferos tropicales visitan regularmente árboles particulares que se sabe que juegan un papel en la medicina tradicional. El trabajo fue publicado en la revista BioTropica.

Olivier Kaisin, un Ph.D. estudiante de la Universidad de Lieja y de la Universidad Estatal de São Paulo, y su equipo descubrieron el comportamiento inusual mientras realizaban una investigación sobre los titíes negros. En particular, las imágenes de la cámara capturaron a miembros de esta especie de mono, no conocida por su sociabilidad, visitando árboles de cabreúvas (Myroxylon peruiferum) en grupos.

“Vimos al grupo de tamarinos frotándose en este árbol y primero pensamos que estaban marcando el olor, marcando el territorio, porque a menudo lo hacen”, dice Kaisin. Una mirada más cercana reveló algo más.

Esta especie de árbol se usa comúnmente en la medicina tradicional para una variedad de dolencias en los humanos. Cabreúvas produce una resina que se cree que ayuda a tratar la sarna, la disentería y las infecciones urinarias. Mientras tanto, se cree que su corteza funciona como un antibiótico, mata las larvas del mosquito Aedes aegypti y funciona como una sustancia antifúngica. También se usa como perfume por su olor peculiar y penetrante, que recuerda a la miel y al pino recién cortado, dice Kaisin.

El equipo instaló más cámaras trampa para investigar qué estaban haciendo los titíes negros. Eso reveló que el comportamiento no se limitaba a este animal.

Una hueste de mamíferos

Las cámaras trampa colocadas estratégicamente en diferentes árboles mostraron que muchos animales que habitan en la Mata Atlántica visitan las cabreúvas. La lista de mamíferos que frotaron o lamieron el árbol se lee como un pase de lista de la biodiversidad tropical: ocelotes, tayras, pizotes, murciélagos frugívoros neotropicales, pecaríes de collar, tamandúas del norte y ciervos tejones.

Esto marca la primera observación de tal comportamiento en pecaríes, tamanduas, tayras y murciélagos frugívoros neotropicales, señalan los autores del estudio. Tamanduas, que es una especie de oso hormiguero, usó sus garras alargadas para abrir el árbol antes de realizar un buen masaje de cuerpo completo, dice Kaisin. Mientras tanto, los pecaríes se frotaban el hocico y se frotaban unos con otros de arriba a abajo, pareciendo compartir el bálsamo del árbol. “Se lo ponen en el hocico y luego se lo ponen en las patas traseras. Pero también hicieron esto entre individuos, lo cual fue realmente sorprendente de presenciar”, agrega.

Kaisin y sus colegas creen que parte de este comportamiento con el árbol es un ejemplo de zoofarmacognosia, o automedicación en animales. Pero esta hipótesis aún no se ha confirmado. «Hacemos suposiciones basadas en la literatura actual, pero serían necesarios otros estudios para entender realmente por qué», dice. Es posible que los mamíferos de la Mata Atlántica estén utilizando el bálsamo del árbol para repeler parásitos o protegerse de enfermedades transmitidas por mosquitos o garrapatas.

“[T]Los comportamientos que están viendo y describiendo son ciertamente consistentes con la automedicación”, dice Dan Blumstein, profesor de Ecología en UCLA, que no participó en el estudio. “Lo novedoso que pensé sobre esto fue usar cámaras trampa y adquirir toda esta información oculta, cosas que están ocurriendo y que la gente no ve, y luego sugerí que esto es consistente con la automedicación”.

Una ‘Farmacia Universal’

Álvaro Mezcua es Ph.D. estudiante de la Universidad Complutense de Madrid que ha estudiado la historia de la zoofarmacognosia. Él no participó en el estudio del Bosque Atlántico y dice que varias cosas podrían motivar el comportamiento de estos animales hacia el árbol. “A veces es solo una cuestión de gusto, algo que les gusta comer, oler o frotar su pelaje por razones sociales o territoriales”, dice.

Dado que se cree que estos árboles poseen una gran cantidad de beneficios, él cree que la automedicación es una gran posibilidad: “[I]Es más que probable que las distintas especies de mamíferos sepan perfectamente cómo y cuándo utilizarlos para beneficiarse de sus propiedades profilácticas y/o terapéuticas.”

En general, el campo de la zoofarmacognosia sigue estando poco estudiado, dice Mezcua, a pesar de su importancia y los posibles beneficios que puede brindar tanto a la vida silvestre como a los humanos. “Hay tantas aplicaciones para esto en campos importantes como la medicina veterinaria, el bienestar animal, la farmacología, la zootecnia, la medicina humana, la conservación de animales y hábitats, y muchos más”, dice.

Con base en sus hallazgos, Kaisin y sus colegas creen que los árboles cabreúvas podrían actuar como una “farmacia universal” para los animales de la Mata Atlántica. «METRO. peruiferum puede representar un recurso valioso y disputado para las especies de mamíferos, que puede ayudar a mantener las poblaciones al promover su salud y aumentar su estado físico”, afirma el estudio. Si esta hipótesis se cumple, este hallazgo podría tener ramificaciones importantes para la conservación de estas especies y el Bosque Atlántico.

“Con más estudios, si finalmente se confirma este comportamiento y se demuestra que los árboles de cabreúvas son una farmacología natural para una amplia gama de especies, se seguirán acciones de conservación y, en consecuencia, muchas áreas podrían quedar protegidas”, dice Mezcua.

Si estos animales dependen del árbol y cuán importante puede ser para su estado físico son solo algunas de las preguntas que aún deben responderse, según Kaisin. Su propio proyecto de investigación se vio interrumpido debido a la pandemia de COVID-19. Pero se están llevando a cabo otras investigaciones para confirmar si este comportamiento es realmente un acto de automedicación.

Aunque quedan dudas sobre por qué estos animales acuden en masa a estos árboles, Kaisin está encantado de que todavía tengamos mucho que aprender sobre las especies tropicales. “Creo que es interesante en 2022 descubrir todavía algunas cosas increíbles sobre las especies, especialmente sobre los mamíferos porque, por lo general, se estudian más”, dice.

Facebook Comments Box

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba