Ciencia

¿Albert Einstein era racista?

Los diarios de viaje privados de Albert Einstein han sido abiertos al público y exponen al legendario científico y humanista como decididamente un racista.

El hombre responsable de revolucionar la forma en que el mundo piensa sobre el espacio y el tiempo ha demostrado que probablemente no era tan genio con las culturas del mundo como lo era con la física.

Einstein, que huyó de Alemania en la década de 1930 temiendo ser perseguido por su herencia judía, ha demostrado que también era intolerante con otras culturas.

Su diario privado de viajes que mantuvo durante sus viajes a China, Singapur, Hong Kong y Japón entre 1922 y 1923, muestra que tenía un problema con los asiáticos, particularmente con los chinos.

Einstein, que era un activista de los derechos civiles y una vez describió el racismo como «una enfermedad de los blancos», describió a los chinos como «una nación peculiar, como un rebaño… a menudo más como autómatas que como personas».

Añade: «Incluso los niños están desanimados y parecen letárgicos» y que son «gente trabajadora, sucia, obtusa».

El físico también detalla sus viajes a Colombo, en Sri Lanka -entonces llamado Ceilán- escribiendo sobre la gente: «Viven en una gran inmundicia y un hedor considerable en el suelo, hacen poco y necesitan poco.»

En Port Said, Egipto, Einstein describe a las personas que subieron a bordo de su barco para vender sus mercancías como: «Levantinos de todas las sombras… como si fueran arrojados del infierno».

Los extractos de su diario fueron publicados por Princeton University Press, The Travel Diaries of Albert Einstein: The Far East, Palestine, and Spain, 1922-1923, y fue editado por Ze’ev Rosenkranz, director adjunto del California Institute of Technology’s Einstein Papers Project.

Rosenkranz dijo: «Creo que muchos comentarios nos parecen bastante desagradables – lo que dice sobre los chinos en particular. Están en contraste con la imagen pública del gran icono humanitario. Creo que es bastante chocante leerlas y contrastarlas con sus declaraciones más públicas. Están más desprevenidos, no tenía intención de publicarlos».

Rosenkranz escribió en el prefacio de los diarios: «Empecé a preguntarme: ¿cómo puede este icono humanista ser el autor de tales pasajes?

¿Tú alguna vez habías pensado que Albert Einstein podría haber pensado algo así sobre otras culturas?

Facebook Comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Desactiva el bloqueador de anuncios por favor, gracias.